Justicia poética, por Carlos Egaña

Foto tomada por el autor del artículo

Foto tomada por el autor del artículo

Es una lástima como se ha desvirtuado, en cierto sentido, la poesía en Venezuela estos últimos años. Mejor dicho: es una lástima como se ha desvirtuado el término poesía. Después de todo, no es difícil conseguir a un paisano que desconozca totalmente los poemas de Cadenas, Sánchez Peláez y Ramos Sucre, y se declare un asiduo lector de poesía. Y de ahí, los mismos versos de siempre: “mi táctica es mirarte…,” “me gusta cuando callas…” (sin intenciones de meterme con los grandiosos versos de Benedetti y Neruda, pero me gusta pensar que existen los límites). O peor aun: una fotografía en Facebook que denote fanatismo por aquella barbaridad que se hace llamar Acción Poética.

 Qué detestable es la existencia de Acción Poética.

¿Cómo pretende un grupo de personas que combinaciones de palabras como “Dicen que el querer se acaba y el amor es infinito” (conseguido en un malquerido muro cerca de la Plaza Bolívar de Chacao) o “Sé el cambio que quieres ver en el mundo” (en la Cota 905) sean tomados realmente como poesía? Octavio Paz expresa a inicios de El arco y la lira que “la poesía es conocimiento, salvación, poder, abandono,” una actividad “revolucionaria por naturaleza.” Si se pretende que las oraciones extremadamente cursis que cité a inicios de este párrafo –y que ensucian a Caracas, siendo franco– sean tomadas con intenciones de cambiar el mundo e infligir reflexiones profundas, quien las “fabricó” (porque ni siquiera: Acción Poética se caracteriza por reciclar comentarios anónimos de autoayuda) falló. Y falló terriblemente. Tan solo imagínense los rostros de nuestros clásicos Andrés Eloy y Miguel Otero si vislumbrasen tales palabras a lo largo de la ciudad: ¡cuánto sufrirían!

            Con tantos poetas de renombre en nuestro país, ¿cómo es posible que un movimiento como este haya tenido suficiente popularidad para dejar estampas por doquier? Tal vez nosotros, verdaderos conocedores de poesía, de sus mecanismos y enseñanzas, de su efecto paradójicamente curador y perturbador, la hemos “sobre-apropiado.”  En vez de actuar en pro de su divulgación, la hemos hecho un objeto casi de fetiche. Por ende: la proliferación de estos fenómenos desagradables. Es hora, pues, de que salgamos a las calles y, en vez de marginar a quien se interese superficialmente por el género literario más antiguo, guiemos al venezolano común por el complejo bosque de nuestro patrimonio elevado.

            Si no, quién sabe, surgirá entre las masas acomodadas un ensayista que intente justificar la bastedad de esta nueva poesía y acogerá cierta popularidad. Y nosotros, quienes vivimos sumergido en el arte, quienes no lo patinamos a duras penas, seremos un fantasma del pasado, una cosa rara con un nombre similar a los ahora gurús del pensamiento.

Por Carlos Egaña

Carlos Egaña. Nació en Caracas, en noviembre de 1995. Miembro nada representativo de la última generación perdida (¿hasta cuándo, señores?). Víctima perenne de Capote, Bolaño y Ramos Sucre. Denunciante del aburrimiento cotidiano, satírico por excelencia y otros eufemismos improbables.

Anuncios

Un comentario en “Justicia poética, por Carlos Egaña

  1. A tal palo tal astilla.
    ¡Viva acción poética!
    Tomaron la poesía y la llevaron al pueblo.
    Tras unos pocos ajustes pertinentes.
    La metáfora se nos va, dicen las encuestas. Se nos va.
    La gente no quiere pensar, va tarde al trabajo en la camionetica. Que por cierto subió de precio otra vez.
    Y cómo hacemos.
    Eso está muy bien, señor, pero por ejemplo a la doña le gusta el AP. Deje que la doña lea sus frasecitas, hombre.
    Y diré aún más:
    ¿Ramos quién? ¿El pelotero?
    No, fue un poeta que se la pasaba cabizbajo y un buen día se mató.
    ¡Ah! ¡Poeta cómo los de acción poética!

    Telón.

    Me gusta

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s