Labios mudos, por Aldo Vicencio (México, 1991) ~

c2d0626428efbcbc3609a37d62945959

Owen Gent

Aldo Vicencio (Ciudad de México, 1991) Poeta y ensayista, estudió la licenciatura en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Fundador del colectivo poético Naufragio y colaborador en Liberomaérica, es autor del poemario Piel Quemada: Vicisitudes de lo Sensible (Casa Editorial Abismos, 2017) y el videolibro Anatolle. Danza fractal (El Ojo Ediciones, 2018). Su obra ha aparecido en diferentes publicaciones iberoamericanas, como Punto de Partida de la UNAM y Círculo de Poesía (México); Digo.palabra.txt (Venezuela), Enfermaria 6 (Portugal), Revista Antagónica (Costa Rica), penúltiMa  y Oculta Lit (España), entre otras.  Ha sido incluido en las antologías Nueva Poesía y Narrativa Hispanoamericana (Lord Byron Ediciones, 2016) y Nido de Poesía (LibrObjeto Editorial, 2018).

~

Labios mudos

labio pericorto

abrupto, infranqueable

el labio, la-bio, la-bia

materia en ayuno

sin definición, sin destino, abierta
– y a veces música

fantasía de los pre-juicios,

el jaguar agazapado sobre la ceiba
esperando al mono

mono, mona, mano, mónada…

es tan inmensa la forma de una sola ilusión

pero siempre hay boca
para hacer marchar al carnaval de los sueños

[corredora del septentrión,
un caballero en la nieve de Nancy,
atrás y arriba, adelante y abajo,

resurgir, lanzar, atrapar

un labio, el labio, los labios]

juega a jugar,
juega como el jugo tierno,

dulce dulce a tacto de la lengua torcida

(la lengua siempre será
la seña de la sequedad divina;

para eso tenemos sangre de maíz y hormiga)

juega a jurar
el día que tendrás que no recordar tu casa,

el día que tendrás que ser la estela fría
de un cometa llamado Halley

llamado Bestia,
llamado Diablo:

nunca terminarás de desintegrarte,
y al final solo te llamarán <llama>

(los nombres y el fuego se tatúan
en la carne tierna, por eso son hermanos)

las palabras son la piel muerta de los labios:

dos serpientes abrazadas en perpetuo amor,

en continua lascivia

[una marca, una maldición, un castigo

¿de quién o qué?

¿es tan desafiante ser un (paréntesis) en medio de la nada?

-¡ladino Dios,
das la vuelta y ya no estás!-

entonces sea
alabada Eva y la Serpiente,
alabada Medea y su triunfo

a-labada la mirada del gato]

y es curioso,
a nadie le gusta escuchar su voz,
pero se tiene boca,
se tienen l
a
b
i
o
s

la escarcha de ardor y la Coatlicue verbal,
ambas muertas,

embalsamadas en un barniz de limón dulce…
– la persistencia de los reflejos medusinos

al final
decimos mucho, y sentimos nada

(por eso besarnos es un desmayo en silencio)

~

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s