Cinco poemas de Martín Dupaus (Argentina, 1975)

Maria Shishova

Maria Shishova

Acerca de mí

 

Hubo una edad que soñaba con ogros.

Vestían escamas de pez rojo ocultas en pliegues de fantasía.

Mi libro era un territorio de luz y embrujo,

donde aprendía a ser mujer y hombre.

Alucinaba con encontrarlos en los circos de pueblo,

bajo el disfraz de un fenómeno de feria

o detrás de la sonrisa sádica del domador.

Aún recuerdo el temblor de su látigo,

sus piernas enfundadas en botas de cuero negro.

La razón me obligó a olvidarlos,

 a ignorarlos durante una temporada.

Un descanso necesario hasta hoy

que vi reflejado en el temblor del espejo,

balbuceando silencios antiguos,

incomprensibles como la palabra de un zombi.

Una criatura sin nombre tiene ansias de mi garganta y pulmones.

Duerme en mi lengua que es su puya y estoque.

Este ogro escribe ahora que ya no come niños, pero puede ser cruel.

No sabe por qué.

Si la furia gotea persistente en sus venas,

es un toro que arremete

kamikaze

contra otra bestia.

 

=

 

Alicia sueña

 

El pasto despierta entre la escarcha

Necesita un retazo de piel que lo proteja

Como un loco se prende a mis manos

Ruega que hoy sea su esclava

 

Los caracoles enfrentan el espanto del frío

Y con su silencio oscuro anuncian

Una puerta es siempre llegada y partida

 

Hay un umbral en esta pampa de espejos

Donde descansa el zorro de plata

No reconoce amo pero inventa su saludo

Hocico tibio entre mis piernas

 

El pasto satisfecho afloja sus nudos

Yo tironeo de una ilusión deshilachada

Cuando te asomes por fin a esta tierra

¿Recordarás quién soy? 

 

=

 

Souvenir

 

El murmullo del humedal,

¿hacia dónde te arrastra esta vez?

A la sala de un cine,

A una cabeza respirando sobre mi pecho,

A tu nuca blanda hecha carne de ciruela.

Tres recuerdos torpes, potrillos recién paridos.

Mejor masticar,

Cocer su presencia a fuego de volcán.

No importa que sean vidas perdidas.

Prefiero domesticarlos hasta que se rindan como algodones.

 

=

 

Técnica de Picado

 

Pensarte es crearte

Pedacito por pedacito

(Deber máximo del obsesivo)

Quererte tan completo como soy de incompleto

Tan perfecto que serías impermeable
Sin espacio ni poro

Entre cada injerto de papel glacé
Los dedos de gelatina se amigan con el punzón
Primero los bordes
Pinchan y desgarran
Con velocidad de máquina de coser
Fijan tus límites y ejército
Y luego el contenido

Pelo piel y hueso
Con diferentes colores y tonalidades
Para que aprendas a saborear

El olor de las sudestadas
Para que centellees

Al mejor estilo bonzo

=

 

TRANS-

 

El intervalo
Sur abajo
Me tiene en pausa de ser
Algo falta en mi pubis enmarañado
Este corte

Que divide  a dos aguas
Evidencia un hurto

Que reclama
Jugar a las escondidas

A detrás de O

Limo la curva de las caderas

Aplano de este a oeste dos colinas

Y al norte mi cabeza

Globo atascado

En la copa de un árbol

 

=

Martín Dupaus (Buenos Aires, Argentina, 1975).

Anuncios

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s