Dos poemas de Esteban López Arciga (México, 1994)

Hernan Marin

Hernan Marin

Canción de egoísmo

Como la virgen loca
de la hamletiana corte…
– José S. Chocano

Y yo que en otoño la vi sangre de grial.

Cuando supe al desierto
tan infinito como el tiempo
le di un nombre
acaso corto
a los cuerpos que se vendieron a Sol
para convertirse en agua fértil,
donde la letra que es carne
se fundiera con la que se dice hueso

Diciendo ese nombre
que se aferra a mis labios
cuando el alba le canta a otra noche sin sueño
Diciendo—en pausas—que ser nadie—
es ser todos
Diciendo, sin fidelidad, las frases muñones
de un montón de platónicos
fetichistas nominales
que repitieron sus propios nombres
hasta que el olor a muerte
dejó de ser calmado
con una tableta de Valium
disuelta en coca cola
Diciendo de nuevo que no debo olvidar
para no dejar de ser
logré convencerme de despertar
para no morir en silencio

Recordé alguna vez
ser el padre de tu iglesia

Porque te amé entre la arena infértil
de cuyas nadas
se crea cosmos
donde las sideria son corona de paces inertes

Como un bufón recordado sólo en huesos
no te ofrecí
más que un cuerpo consumido por el gusano
de una canción que canta muerte joven
pero miedo al cuchillo
para luego olvidar tus ojos
y dejar tu templo
como la carcasa de una cucaracha
que muere a mediodía

Aún hoy, intento llorarte
porque entonces me llené de palabra
y ahora de silencios que llevan a nada

Pero lo intento, amor mío,
y no logro saber si eres
porque para mi llanto, no fuiste.

Y yo que en invierno la vi hecha piedra.

 

 *** 

 

Poema escrito (a la fuerza) para Walt Whitman

Cantares de mundo
Cantares de república
Alma
Mente
Destino manifiesto

De nuevo hablo de ti
Poeta hecho Profeta
Te busco de nuevo anciano
en el monumento que erigiste a tu propia muerte
hecho de hierba
 ya seca

I, now twenty one years of age
having known all too well
the very essence of Americana

Summon thee, old Whitman

Que ya hay quien te buscó
(¡te buscaron
Walt
 Whitman!)

                                                                                       Y te
                                                                                       encontró llorando
                                                                                     al cuerpo muerto de la democracia
                                                                                       y te encontró, tras renegarte
                                                                                        para iniciar comercio contigo
                                                                                        y te encontró,  escondido entre los congelados
                                                                                             de algún mercado en California
                                                                                            Pero yo recuerdo
                                                                                           que un niño preguntó
                                                                                         What is the grass?
                           Callaste

                                                                                       1
                                                                                       3
                                                                                       4
                                                                                       6
                                                                                       versos
                                                                                       y te esfumaste para siempre
                                                                                       en el aullido extático de dos águilas

Walt Whitman
Old Whitman
Who asked us to see the world through ourselves
Who got stuck in the endless enumeration of god and body,
and found them to be one and the same
Who longed for the impossible truce between man
and men

Walt Whitman
te busqué hoy
para suplicar que me tomaras como uno más de tus hijos…

Pero decidí
                                                                                                sólo anunciarte
                                                                                                que existo
                                                                                           y quiero seguir viviendo

                                                                                                y quiero seguir siendo
                                                                                                y quiero aprender a cantar

S Ó L O—C O N—M I—S I L E N C I O
S O L O—C O N—M I—S I L E N C I O

 

***

Esteban López Arciga (1994) es escritor y traductor residiendo en la Ciudad de México. Ha publicado sus textos en Círculo de poesía, Atomix y Río Grande Review. Actualmente estudia la licenciatura en Letras Modernas en la Universidad Nacional Autónoma de México, y trabaja como uno de los coordinadores de la sección en inglés de Círculo de Poesía donde ha traducido poemas de Efraín Bartolomé y Abigael Bohorquez a la lengua inglesa.

Anuncios

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s