Abedul de fuego, por Freddy Yance (Venezuela, 1996) ~

matsuri-no-hi-1981

Kazuo Shiraga

 

 Todo abedul desea por naturaleza
alzar sus dedos hasta quemarlos
                    en la pupila enterrada de mi padre
o hundirlos en el cielo
                    escuchar song of myself en los labios de Dios
                                      como corona blanca de los atardeceres

            Pero cantar como ángeles
                      y no tener boca
éste mirar de madre
                     muerta por iluminar la luz
y desenjaular los pétalos de
                                     un abril en castellano
                                         mientras las ramas se cubren de siglos

           Alzar sus dedos hasta quemarlos
en la mirada enterrada de mi padre
                      como recordatorio de su antigua unión
donde se gestaba la evaporación del mar
                                           y mi cara reflejada en los cristales
                                                de los autobuses cuando la ciudad muere                                                                                                        al volver las canciones a su garganta

         Hundirlos en el cielo
y escuchar song of myself en los labios de Whitman
                     la mañana de un sábado en el bosque
mientras nos conocemos en profundidad
                        al recordar simultáneamente
                                       el principio de una canción
                                                             y el final de nuestra película
                                                                          donde se ve un abedul de fuego                                                                                                                                    solitario bajo la lluvia

       A veces malinterpreto las palabras del ombligo
y se hacen dobles los horizontes
                    y espejean las mareas hasta borrarse
                                          y el viento en el bosque no
eso       solo eso
                     ser un puente entre el cielo y la tierra
             convertir la luz en agua
                               y el agua en canciones frescas
                                                      como ese ir de manos
                                                          por veredas   plazas  y  teatros

     Oír a Dios recitando
a mí me canto y a mí me celebro
                       no hay un átomo en mi sangre
                                                                  que no te pertenezca
     invito a mi alma a relajarse conmigo
lo que soy no se rebajará ante ella
                   y ella tampoco deberá rebajarse
mientras tú y yo cruzamos un bosque de abedules
                  y te                  para ti qué son los abedules
y tú me    una declaración de amor encarnada
y tú me    pero Freddy adónde tan tarde
                  y te                  venimos de la noche y hacia la noche vamos
        y no resistimos y nos lanzamos sonriendo
uno sobre el otro
                        en cada habitación de nuestro cuerpo

      Todo abedul es una declaración de amor encarnada
un rayo de sol sensible
            y soñar con el ruido violeta de los mares
                                  y ver el exilio de las estrellas de barro
            y estar en medio de la locura y la muerte
tambaleándome sensualmente sobre tus praderas
                      mientras la desesperación empuja nuestras ramas
              hasta convertirlas en camelias o gemidos
                                como el himno de nuestro nombre
                         cuando la ciudad abre los ojos
                              y nos encuentra desnudos en un bosque de abedules

       Un rayo de sol sensible
creciendo bajo un techo de vidrio
                   de siete a once de la mañana
      en cualquier universidad del ruido

      No es hora de llorar sino de leer los signos
pero no hay otra escritura que el viaje que nunca hice
                            o que no soñé que hice
                                o que quise soñar que hacía y no
pero ya no puedo ser ni desear nada
                    y aunque tuviera labios
y hablara como los días o las noches
        y trasladase los ojos de un monte a otro
                     como hojear las páginas de un abedul
y celebrara la caída
       y mi amor sobreviviera con agua de río
                y mi camelia masticara amaneceres
y mi fuga se expresara con mi cuerpo
                       y lo que abrí en tu boca solo a ti pertenecerá
porque juntos labramos este instante
              donde somos uno
                              este silencio
              donde Dios y la tierra descansan de nosotros

     O quién si no tú durante el atardecer en autobús
has lanzado los ojos
              hacia valles anteriores al asfalto
                                             y has oído un canto Añú
              de cara al lago como ceremonia de muerte o embarazo?
       y sucede que los edificios todos se transfiguran
en un bosque de abedules resplandeciente
           y se detiene el autobús y estás abajo
y una muchacha con la que soñaste te llama en hebreo
          y te dice que esa ciudad jamás será un oboe soplado con fuego
    que Maracaibo es tan solo un punto en el horizonte
y que la santidad de Job no consiste en aceptar las pruebas de Dios
sino en perdónalo por ellas como hojas de neón ondulando en la noche
   mientras tu corazón se refleja en los colores del semáforo
y suena un vals en la radio apagada
     y una Amapola se sienta a tu lado y afuera la lluvia
y la Amapola tropieza tu Trilce y te    qué significa Trilce
              y tú bailas en la celebración de los arcángeles
       o te esfuerzas por rebobinar tus sueños como una película
y qué significa Trilce y cuál el origen de todos los poemas
           así una noche en autobús se transforma en una oda
así los ojos de la Amapola son un relámpago verde
      así se desnuda una ciudad en los 45 segundos
                 que dura la atmósfera en cambiar de semblante

     Ábrase ante mí la luz en mil espejos
hasta dar con el rostro que mis ojos esconden
                  como la proyección en el horizonte de una película
     donde se ve un abedul de fuego mirándonos desde la tormenta
al sur del cielo entre Úrsula y Orión
            un abedul llameante mirándonos con rabia
pero inmensamente bello como un vals de Shostakovich                                 
                     anocheciendo con el mar en tus pupilas

    Es allí cuando asciendo al techo de mi cabeza
y contemplo esta canción derramándose
                        sobre la ciudad como hojas de fuego
     de un abedul totalmente lúcido
                   sentado ahora mismo en la cima de Escuque
transcribiendo song of myself en una caracola de río
              para entregar un amor pulcro como un Venus recién cortado
        a la prisionera de la sonrisa
                a la fuente doble
a la mujer que nació embarazada
                    a la flauta del cuerpo
a la Amapola de los autobuses
           a la media hora que duran los encuentros
                         cuando veo en cada uno de tus anocheceres
           el comienzo sin fin de nuestra venganza

      Entonces la película en llamas culmina
con Atenea diciéndonos en griego
          que el olvido es la única venganza
      y el único perdón
   pero yo recuerdo cada hoja de abedul transpirada
de cada bosque abierto donde hemos estado
         galopando el viento tras palabras de amor que nunca llegan

     Así le digo a Eneas
que no es exilio su poema sino resurrección
              porque el fin de nuestra exploración es el comienzo
        y el fin de su odisea es otro abedul
donde será llamado rey o perro de la itálica ribera
             junto a la cual estarás tú esperándome
                       algún día quizá en un recuerdo
                                  y levantaremos un túnel de aire entre los corazones
               y será nombrado con el resplandor de tu sangre
          o el de tus ojos cuando noche tras año atravieses el Atlántico
                             verás mi escritura enlazar la cintura de las estrellas
                 mientras un tren de luz sobrevuela el océano
                                   y tú dentro de él como tantas veces yo
                 lanzarás tus ojos hacia días
                                  anteriores a la separación del mar y las estrellas
                        y un valle de abedules estará allí                    firme               esperándote
                                                                    ¡Lo prometo!

         Sí           eso                   solo eso
 y cumplidas las edades decir
                        viví de amar
                                              y aunque ese era el viaje
                                                                     jamás entraré al paraíso
                        pero ésta mañana lo imaginé
                                             y sentí ganas de reír
                                                                      y eso basta
***

Freddy Yance (Maracaibo, 1996). Narrador y poeta. Estudia comunicación social mención medios impresos en la Universidad Rafael Belloso Chacín. Reconoce la influencia de Jorge Luis Borges y Roberto Bolaño, prefiere expresarse a través del cuento o el relato. Sus temas son variados y el estilo busca acercarse a la forma oral. Escribe impulsado por la necesidad, tanto de saciar la sed intelectual como de  transformar lo subjetivo en universal. 

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s