Ricauter, por José Manuel López D’ Jesús (Venezuela, 1990) ~

bdb4c8d2305c1c40537d11c4c0e82441


Sabrina Garrasi

I

Hoy el sol es el frente de mandrágora
Anuncio celestial rozando días próximos
Sol: cabecera del hielo congelado.
No son nieves eternas
Ni plazas bautismales.
Ni  transvestis de la Avenida 5.
Tampoco  los templos: La Viuda, Las Cibeles, El Estanco,  Emu,  o el altar mayor: Birosca.
Menos, la banda de Pueblo Nuevo  o Belén.

No es el rectorado de la Universidad de los Andes
(En las noches todos los iluminados orinan sobre él).

Ni es el arepero de la Plaza Bolívar
O la estatua cañoneada de la Bolivariana.
Tampoco, el cuartel Justo Briceño.

Es Mérida: La ciudad en ruinas
La esquina
La nube
Es Mérida: el sonido de aluminio al comenzar el desbordamiento del sol
Frío  pronunciado en la oscuridad inefable.

II

Calle Ricauter
Donde Andreina aparece sin venir nunca

Lugar de  universitarios ebrios  y malandros precoces.
Encrucijada de aullidos insomnes.

El bus de la calle Ricauter emprende un viaje
Directo a la estación menos deseada cuya fotografía es la mancha que cubre todo el hielo gobernado por la ausencia de brío.
Resta dormir con el búho
Que narra las historias de una villa lejana, llena de luz
Llena de amaneceres sin nombre
Calmada / resguardada en el azul empinado del manantial sanguíneo.

Una villa o un recuerdo repleto de lluvia
Gritos lacerados por el búho
Canta y no afina
Es acompañado por la nube de los rincones inmóviles
Sinfonía de todos los pedazos de tierra silenciosa.

La  villa Ricauter  donde vive el águila
Que ilumina con el talismán lleno de diamantes
El sonido libre del día a punto de comenzar 
Él /ella  libertad 
Farsa de todos los tiempos
Miedo de todos los humanos
Solo el gato vigilante del sol meridional.

El /eso  miedo
Posada con todos los accesos seguros
La máscara ya no alcanza
El maquillaje cae poco a poco 
                                              Ojo a ojo,      pestaña a pestaña

III

Plaza Sucre.
Agón de héroes sumergidos en algas divinas

Paraíso donde se refugian las sirenas errantes.
Lugar de las batallas entre colibríes
Guerreros de espadas punzantes.

Es la plaza Sucre  un comedor de indigentes felices que sienten la  basura como su propia basura / lugar para conversar con Dios Todopoderoso.
Es la plaza Sucre la casa del grillo que ladra por no querer dormir

Vitral de todos los santos malditos
Solar con todas las derrotas y avatares ahorcados en el viento

Un coro persistente
En mi memoria
De  sendero hecho volcán.
Fantasma de recuerdos
La posada donde amanecen hombres con hombres
Mujeres con mujeres
Saliva arriba   saliva abajo

Es la plaza Sucre  lugar patriótico 
Morada histórica
Por lo decadente
Por lo puta

Igual que Mérida
Venezuela

La casa abandonada.

***

José Manuel López D’ Jesús. Poeta y músico (Mérida, 1990). Profesor de la Universidad de los Andes. Ganador del Premio de Poesía Gelindo Casasola, en el marco de las Jornadas de Creación Literaria ULA-2010. Su libro La Liturgia fue merecedor de la primera mención honorífica en el premio DAES, homenaje a Ednodio Quintero (2014) Ha publicado artículos en la Revista Musical de Venezuela y en la revista Filosofía. Las Plaquettes: Sinestesia Disonante y Réquiem por Los Poetas del 5 Editorial (Santiago de Chile). Forma parte de la Antología: Amanecimos sobre la palabra, Team Poetero Editores, (Caracas-2016). Es co-fundador del proyecto de difusión poética audiovisual: Altavoz, Mérida 2016. Administra el blog http://monedaagrietada.blogspot.com/.

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s