Leonardo González-Alcalá: «La creación surge de la voluntad», por Oriette D’Angelo ~

10552431_796930020338917_4180304911293182382_n

Foto tomada por Luis Brito

Leonardo González-Alcalá (1987) nace en Caracas, Venezuela. Estudió Derecho en la Universidad Católica Andrés Bello (2010). Actualmente es estudiante de Guitarra Clásica en Guildhall School of Music & Drama, ubicada en Londres. Es, además, fotógrafo aficionado, pasión que suele compartir en su perfil de Instagram.

En el año 2007 obtuvo el Premio XII Bienal Francisco Lazo Martí del Ateneo de Calabozo con el poemario El país de los muertos, libro publicado en el mismo año por la Editorial Eclepsidra. Luego, en el año 2011, publicó en la Editorial Equinoccio su poemario Gesto quebrado. Varios de sus poemas formaron parte de la antología poética “El ojo errante” de la Editorial El Pez Soluble y han aparecido, también, en diversas revistas en línea como Las Malas Juntas y La Parada Poética.

Con tan sólo 27 años ha logrado trazar un lenguaje poético sobrio y tenaz. Su poesía habla sobre los hogares rotos, la infancia, las cenas familiares, la carnalidad y la lucha del individuo ante los sistemas políticos que lo rodean. Cada texto nos acerca a una visión sencilla, clara y contundente sobre el mundo al cual pertenecemos.

Primer tweet de Leonardo

@gonzalezalcala

***

Vivías en Caracas cuando escribiste tu libro El país de los muertos. ¿Qué significó escribir este libro en una ciudad con uno de los mayores índices de violencia en el mundo?

Leonardo González-Alcalá: Lo que entendíamos por Caracas ya no existe. Todo este contenido urbano fue vaciado. Es el mismomuertos anfiteatro pero la obra la cambiaron. Hoy nos queda una urbe enferma, y sus relaciones internas están regidas por alguna patología. Caracas, la que estamos escribiendo ahora, nada tiene que ver con la Caracas de Casi un país, de Elizabeth Schön, por ejemplo, y ni siquiera con la de mientras tanto y por si acaso, de Cabrujas. En las breves palabras que anteceden a Poemas de Quebrada de la Virgen, Armando Rojas Guardia narra que “aquella experiencia interior se prolongó después en las calles de Caracas”. Dudo que esto fuese posible hoy. Hablamos de geografías distintas, no solo porque han transcurrido treinta años desde la escritura de estos libros sino porque toda la simbología urbana que conocíamos ha sido desmantelada. El país de los muertos roza este desmantelamiento, pero no lo asume plenamente. Aún hay espacio en esos textos para una mirada que prescinde de lo urbano bárbaro, para el silencio, incluso.  Este nuevo rostro de la ciudad, asumido plenamente, lo están tallando poetas como Alexis Romero, Alejandro Castro, Harry Almela, entre otros.

Tu poema “Sexto mandamiento”, incluido e tu libro El país de los muertos, realiza una crítica importante a la universidad donde cursaste estudios de Derecho. ¿Consideras que fue arriesgado escribir este poema? ¿Hubo alguna respuesta o reacción a partir del texto?

Segundo tweet de Leonardo

@gonzalezalcala

LGA: En realidad ya no supone ningún riesgo escribir poesía. El tiempo en el que los poetas eran perseguidos, encarcelados y fusilados ya pasó.  Aquella épica moderna se extinguió en parte porque cada vez el poder es más pragmático y peor lector. El único riesgo latente de escribir es contra uno mismo. En todo caso diría que fue incómodo para algunas personas. En principio ese poema tenía nombres y apellidos, pero lo consideré estéticamente histérico y devino en la versión que hoy está publicada. Me interesaba, además, la potencial universalidad que hay en la anécdota.

¿Qué opinión te merecen las publicaciones literarias en internet que no pasan por ningún tipo de filtro o corrección? ¿Consideras que la relectura y el reposo de los textos son claves en el trabajo literario?

LGA: El primer filtro de toda obra debe ser el artista. Es absurdo denigrar una obra por su formato “atípico”. Lo que hay que exigirle a la obra es rigor, inteligencia, alma, que no tenga un gramo de azar. También paciencia, que es fundamental en la escritura. Las grandes obras se han levantado más sobre la paciencia que sobre el talento. Ciertamente, lo natural es desprenderse de cuanto creamos, sin segundas lecturas. Lo natural es el ego. Pero hay que ser más inteligentes que la inmediatez. Me cansan los autores forajidos.

Tu poemario Gesto quebrado se publicó en el año 2011. ¿Ha cambiado tu poesía en 3 años? ¿En qué estás trabajando ahora?

Gesto quebrado(portada)LGA: El lenguaje está en constante mutación, dentro y fuera de nosotros mismos. Nuestra presencia para el lenguaje es violenta y transformadora, va erosionándolo, moldeándolo, deformándolo a veces, creando siluetas nuevas. Y aun así, existe una belleza innegable en esas nuevas formas del idioma. Lo que escribimos no está exento de este proceso, está siempre en renovación. Y en toda renovación hay un fracaso implícito. Ahora mismo estoy escribiendo sobre los mandamientos, que es un proyecto que tiene años gestándose.

Sé que la poesía de Ida Gramcko es el pilar fundamental en la construcción de tu libro Gesto quebrado. ¿Cómo te diste cuenta de que en tu admiración hacia ella existía la construcción de un libro?

LGA: Inmediatamente reconocí una imantación en su obra que exigía de mí más que lectura. Así comenzó un diálogo, un tributo hecho de estupor y ensanchamiento del lenguaje. Ida Gramcko es la vocación a prueba de uno mismo.

¿Qué es un mal libro para ti y qué criterios utilizas para calificarlos? ¿Has leído algún mal libro últimamente?

tercer tweet de Leo

@gonzalezalcala

LGA: No hay definición posible para un mal libro, hay tal vez aproximaciones. Imagino que un mal libro es el que te deja siendo el mismo lector que eras antes de leerlo. Los que son lenguaje por lenguaje, matemática verbal, artificio.

Hay una ola de publicaciones poéticas gracias al internet. ¿Consideras que todo lo que comparten “los escritores de redes sociales” es sus espacios tiene intenciones poéticas?

LGA: Así como existe lo políticamente correcto, existe lo poéticamente correcto, y más que con cierta estandarización de valores y conductas, tiene que ver con un respeto común por el oficio de escribir. Definitivamente, no todo lo que se publica en redes sociales por parte de autores indiscutidos, es poesía. Creo que hay más información que metáfora e imagen. Ahora bien, lo que denigramos de las redes sociales es el desmontaje del mito del autor. Sucede que admiramos una obra, y tal vez la cotidianidad del autor, reflejada en sus redes sociales, nos muestra su estulticia, su ocio, sus costuras en cierta forma. Lo que no me agrada de las redes sociales es que desmoronan esa sana solemnidad que he colocado sobre algunas voces. En el fondo estoy defendiendo lo que admiro.

Me gusta mucho el trabajo fotográfico que compartes en tu perfil de Instagram. Considero que logras sensibilizar los elementos que te rodean y que a veces entre la vista y la palabra suele haber un poder de sugestión. ¿Ha surgido algún poema luego de tomar una fotografía?image (1)

LGA: Hace algunos años escribí a partir de fotografías de Luis Brito y de Ricardo Armas. Pero jamás he escrito a partir de una imagen que yo haya captado. Me importa la fotografía porque es un idioma en el que no tengo capacidad de artificio, en el que forzosamente estoy obligado a la honestidad, a lo verdadero. Y acudo a la imagen tratando de encontrar lo mismo que busco en la poesía, la música. Es llegar al mismo origen por distintas vertientes.

Michel Houllebecq considera que el primer paso de la trayectoria poética consiste en remontarse al origen. A saber: al sufrimiento. ¿Qué opinión te merece la poética del sufrimiento? ¿Crees que hay que sufrir para crear?

LGA: La grieta fundamental, según Ossott. Aunque no necesariamente el origen es el sufrimiento. La creación surge de la voluntad. Respeto la poética del sufrimiento cuando no se siente una impostura, cuando es una necesidad impostergable. Ahora, el riesgo de la poética del sufrimiento reside en que puede convertirse en hábito, una suerte de estímulo necesario para escribir que cuando falta, afecta la escritura. Creo más en la escritura que no necesita de andamios para su subsistencia, la que se ha elegido cuando era posible elegir otro oficio.

Uno de los pórtales que me hizo descubrir tu poesía fue el de la @LaParadaPoetica. ¿Te gusta la presencia de tu poesía en las redes sociales?

Tweet Parada Poética

@laparadapoetica

LGA: La Parada Poética es un proyecto de difusión de autores. Una labor como la que ha hecho Georgina Ramírez y otros colaboradores, es de suma importancia. Afortunadamente, hay varios proyectos que van en esta dirección, organizando lecturas, recitales, publicando y distribuyendo libros. También a nivel personal han intentado llevar la poesía a espacios tomados por la violencia. Algo de lo que debería aprender el Estado, sin duda.

Además de poeta, eres músico. ¿Crees que la creación musical es más libre que la creación poética?10488021_792998647398721_4117933536536507196_n

LGA: No necesariamente. También en la música hay cánones, dogmas. Estos patrones pesan mucho en la música porque es un arte de masas, más que la literatura. En consecuencia, caminar en dirección contraria, hallar cierta libertad, es más complejo. Es algo que padecen los compositores, por ejemplo, que tratan de abrirse un camino entre las tantas corrientes y movimientos musicales que aún hoy ejercen influencia.

En la actualidad existe una tendencia en cuanto a la interacción constante en redes sociales. Tus perfiles reflejan algo distinto. ¿Te parece importante guardar algo de silencio en internet?

LGA: Me parece importante tener un cuidado mínimo sobre la información que se comparte, casi siempre irrelevante y contraproducente. Habitamos una realidad que avanza con extrema rapidez y un mínimo gesto puede configurar una interpretación completa sobre un individuo y la obra misma.

¿Te ha afectado vivir en un país donde no se habla español? ¿De qué te ha costado desprenderte?

LGA: El núcleo familiar siempre es lo más difícil de abandonar. Pero es a la vez catalizador de un proceso de entendimiento de la realidad distinto, más maduro. Igual sucede con el idioma. Estar en una ciudad donde se habla una lengua distinta nos coloca en conflicto, lo cual es fundamental para el escritor. Asumimos entonces una labor defensiva de la lengua, la sitiamos, la protegemos, construimos en torno a la lengua materna un símbolo de lo que somos y de lo que no puede ser arrasado.

¿Cómo es el movimiento literaria en Londres? ¿Has asistido a algún evento literario allá?

LGA: Nunca he tenido demasiado contacto con esa ilación de eventos literarios que cada ciudad despliega. Asisto a los que me importan particularmente, los que implican algún afecto. Siempre recuerdo ese aforema de Calzadilla sobre los bautizos literarios, en el que los libros terminan siendo pedestales para los vasos de whisky. En Londres sucede que es tal la vastedad de eventos literarios, musicales, artísticos en general, que es prácticamente imposible seguirles el ritmo. Noto que en estos eventos existe una integración entre lo urbano y los ciudadanos, es como si la conexión entre obra y espectador se fundamentase sobre el concepto de la ciudad misma.

En tu poemario El país de los muertos abordas la noción que tienes sobre ser ciudadano. ¿Crees que vuelvas a escribir sobre la noción que tienes de país?

LGA: Con toda certeza. Como escribiera Gabriela Kizer, “esta ciudad no tiene alma y es mía”. No se puede hacer nada salvo seguir escribiéndola.

***

Leonardo González Alcalá tiene cuentas de redes sociales en:

Twitter: @gonzalezalcalá
Facebook: https://www.facebook.com/leonardo.gonzalezalcala
Instagram: http://instagram.com/gonzalez.alcala o @gonzalez.alcala

***

+Leer: Dos poemas de Leonardo González-Alcalá

3 comentarios en “Leonardo González-Alcalá: «La creación surge de la voluntad», por Oriette D’Angelo ~

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s