Tres poemas de Jacqueline Golbert (Argentina, 1989)

Leonard Weisgard

Leonard Weisgard

 

1-

Hace cinco años que no veía el mar no lo había olvidado pero lo recordaba menos inmenso. pienso en todo lo que lleva y en todo lo que trae, pienso en que viene desde tan lejos con mensajes para todos y que cada uno los resignifica como puede. Antes de meterme digo unas palabras: mar mar mar déjame entrar en vos. Lo miro desde abajo y la fuerza del mar es incomparable. el mar puede haberse creado ahora mismo, pienso, o estar ahí desde siempre. Estoy leyendo un hotel con mi nombre de Cecilia Pavón. Lo empecé en el viaje con dos caniches encima y una amiga a mi lado. Maneja mi papá, mi mamá se encargó de organizar el viaje. Cargamos las valijas para irnos a la costa, 
San Bernardo eligieron porque hay un casino en el centro
no me voy con ellos desde los 20 años 
y 2016 me parece un buen momento para revitalizarnos
Estamos muy apretados
y mi mamá quiere y no quiere que vaya con ellos.
dice que la próxima vamos a ir en un micro
que la próxima alquilamos un camión
apenas nos subimos al auto repasa en voz alta
todo lo que planea cocinar, dice pollo
con ensalada rusa, dice puchero, dice empanadas de carne
yo no entiendo nada. menos que antes de subirme. 
estoy viajando atrás con mi amiga y filmo todo
mientras filmo siento nostalgia preciso 
inmortalizar este momento 
de incomodidad que yo misma 
elegí . ¿La incomodidad será hermosa 
para todos?
depende de qué incomodidad me hables
En la ruta se hace de noche,
mis papás además del lugar eligieron el momento
la noche nos atraviesa con espadas de silencio
y es ahí cuando pienso en el mar

Los primeros poemas del libro de Cecilia son de 2000 me detengo en el que dice deseo: “hace seis meses que no he besado a nadie, seis meses sin hacer el amor. Tengo 27 años desde los 18 nunca antes me había pasado esto”. Venía hablando en el camino de lo mismo, cuando uno elige un libro pocas veces se equivoca. hace un año que no me beso con nadie, que no cojo. No me imagino la cara del próximo que me vaya a gustar. Y mis amigos me dicen que es imposible imaginarse eso “la cara del que te va a gustar” para mí es posible visualizar o al menos hacerme la idea o la ilusión, me encuentro despojada como si recién hubiera nacido, como si hubiera estado sobre esta tierra desde siempre. Como si recién me hubieran parido en este auto.

El mar rompe en sí mismo. No hay magnitud que lo comprenda, metí apenas los pies y salí corriendo, el mar evidencia lo eterno en mi cara, no sé si podré con eso yo sola. Las olas, la alegoría. Quiero que el amor desemboque en mí como la espuma brillante que se desvanece por entre los caracoles. Pero también quiero que se extinga.

yo respeto el mar digo yo respeto el mar
la noche nos atraviesa con espadas de fuego
y yo respeto el mar y me gustaría danzar para él
brindarle reverencia 
pienso en él de a partes porque todo entero
no lo puedo pensar. “el mar es un mito”, leí por ahí
Le invento una oración: mar mar mar hermoso me entregaría a tus aguas
a todos los caracoles que arrastrás desde lo lejos. la palabra hermoso no tiene comparación. Mar a la noche te ponés calmado y te calentás y te entregás a todos los que quieran tocarte. Nos sentamos con mi amiga frente al mar en unas reposeras y bajo los efectos de la hipnosis pienso que el mar podría bien ser el mar, o un holograma
podría ser un gif animado, y vuelvo a la idea de “el mar bien podría estar ahí desde la creación de todo o puede haber sido creado un segundo antes de que lo estuviéramos mirando”. El mar es su propio padre y su propia madre en el mar descansan todos los seres inimaginables. El mar se creó solo sino no entiendo.

 

 

 

 

2-

este verano me atraviesa 
la insignia de lo nómade
voy de retiro a parque chas
de parque chas a belgrano
de belgrano a microcentro
todas las paradas las hago
con un bolsito con ropa limpia
que lavo en algún destino de esos
llevo también una mochilla llena de libros
que no son míos, 
un cargador para el celu
un desodorante
¿encontraré la paz en algún lugar que habite?,
¿sentiré que me pertenece algún espacio?. 
yo amo las casas de mis amigos: dormir en sus camas, 
comer de sus comidas,
verlos despertar. puedo prescindir de mi espacio 
mientras mis amigos sigan tolerando 
que me quede a dormir con ellos. 
¿llegará el momento en el que mi presencia los incomode?
estoy enamorada de un chico 
que vive detrás de una computadora,
mi computadora, según mi primo que sabe, 
ya no tiene arreglo
escribo en las notas del celular
poemas de los cuales después
no me hago cargo
¿algún verano será mío?
¿ seré dueña de alguna perla?

 

 

este verano,
no hay planetas retrógrados
todo viene directo hacia mí
daiu duerme en un colchón en el piso
y yo sigo sin poder descansar
en once días se vuelve a brasil
este verano engordé tres kilos
comí menos harinas pero más helado
este verano, como el pasado 
tengo los pies lastimados, sobre todo los talones 
caminé con tacos todo el año,
sigo insistiendo con verme estilizada.
me llega un audio de lucas que dice 
que entró una cucaracha voladora, 
que si yo hubiera estado
la habría matado. me acusa, me halaga, 
es una extorsión para que duerma en su casa, 
“se ponen patas para arriba fingiendo estar muertas 
como mecanismo de defensa”.
con ceci estuvimos todo el día en el barrio chino,
se compró un labial azul
yo brillitos para la cara. hablamos de amor y desencuentro
de las personas que nos gustan con apodos secretos, 
¿qué pasa con los que dicen querer verte, 
pero no te terminan viendo?
este verano, duermo con una remera en la cama 
que dice: amor sí, macri no. 
este verano renuncié a mi trabajo después de 6 años. 
este verano voy a cuidarle la casa
a ignacio en retiro: recordá que la misma ventana 
que tenés que abrir de día para ventilar, 
de noche la tenés que cerrar para que no entren murciélagos. 
este verano es re largo
este verano me voy a san bernardo solo 5 días con mis padres 
y mis dos perros, qué lindo ver a mis perros en el mar, 
surfeando una ola, duermiendo en la arena
el verano pasado me fui a mendoza con mis amigas 
del colegio y estaba enamorada
el pasado pasado a conocer parís, roma, londres con lai, 
pero también quería estar acá porque estaba enamorada 
y porque buenos aires está re bueno en verano
aunque la temperatura suba hasta 40 grados, y me baje la presión
a buenos aires le falta una playa, 
pero siempre hay una amigo con pileta, 
o un amigo de un amigo con pileta 
o una fiesta en una pileta o una manguera en un patio 
o baldes para llenar 
y encima ese amigo o ese amigo de un amigo 
te invita una birra y vos ponés un porro
y de repente te hiciste un amigo nuevo de verano.
este verano quiero ver más a mis amigos que no pude
ver en el año: jesi, mari, cami, tani, jaz, miel. 
este verano es el último verano en el que viviré en la casa mis padres, 
ayer me tiré un colchón en su cuarto, abajo del aire, 
me sentí de nuevo un bebé pero con el cuerpo más grande, la cabeza, 
este verano no sé si tengo ganas de enamorarme, 
pero sí de que me inviten un helado, de dormir con alguien en lo de ignacio 
o tal vez de enamorarme pero me está dando miedo eso de gustar
tanto de alguien: me parece un mal, una trampa, me parece hermoso 
enamorarse de alguien, 
aunque también una trampa. todo lo hermoso es una trampa, 
y lo horrible también.
este verano me quiero animar a usar malla sin short, 
a dormir más horas,
este verano ya me anoté en tres talleres: canto, dramaturgia, y biodrama. 
ya tengo los libros que quiero leer en la playa: 
la antología completa de mariano, una obra de teatro de lola arias, 
y la edición antigua que le robé a lucas de la teoría de las especies.
este verano quiero disfrutar del tiempo libre, 
quiero volver a tener un color preferido
quiero besarme con alguien que ni sospechaba, 
que me manden un link con un disco
que no pueda dejar de escuchar durante todo el verano,
y que en un verano futuro suene una de las canciones del disco 
y acordarme de este verano. en el verano me siento esperanzada, 
con melancolía. en lo que va del verano mis palabras elegidas son:
fugaz, fuerte, furtiva.
en el verano los días son más largos y las noches más cortas. 
el antiguo nombre del verano era aestivum tempus, 
estío o tiempo estival: hervir
que posiblemente se formó a partir del griego hesta
que significa fuego.

 

=

Jacqueline Golbert (1989) Nació en Buenos Aires. Vivió toda su infancia y adolescencia en Parque Chas. Estudió Periodismo y luego se dedicó a hacer talleres de escritura con Romina Paula, Cynthia Edul, Lucía Panno, y Cecilia Pavón. También hizo Biodrama con Vivi Tellas. Editó un libro en 2012: “Basta de poesía” y próximamente “Fe” por la editorial Centro y Fuga. Hizo radio, durante dos años escribió en una revista de moda, pero lo que más le gusta es escribir en la compu de su casa. Es hija única, de cáncer, y trabaja en un estudio contable.  

Anuncios

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s