Tres poemas de «Permiso hacia la fuga» de Aymara Arreaza (Ciudad Bolívar, 1977) ~

3-Autorretrato Arreaza

Paisaje permanente

Verbalizar el cuerpo cuando no podemos alcanzarlo. Cuando es escondite. También cuando se esconde tras el manto de la palabra.

*

Recorrer espacios ocultos para llegar al paisaje permanente: la carne desnuda, el erizo en piel, la fatiga después del orgasmo, que merece todos los adeptos.

Fractura del oleaje

Deberme a un cuerpo
o a dos
o a tres.
La obligación solo puede ser imperativa con el deseo.
Lo demás es cosa de pactos que no atienden a la fractura
del tiempo y del oleaje.

La oscuridad de las olas

Soñar extravíos necesarios.
Azares de lenguas que no conozco.
Paisajes sin registros, repletos de filtros que soy incapaz de percibir.
Fotografías inútiles que el tiempo convertirá en anécdotas.
Todo se reducirá a un gesto, una comida, un desencuentro al que ni tú ni yo otorgaremos sentido.
¿O sí?
¿Volveremos a perder tras reencontrarnos? ¿Llegará el turno de traspasar la ausencia? Lo cierto es que alguna vez nos cruzamos mientras atravesábamos la oscuridad de las olas. Intersticio de lumbres zanahorias.

~

2-Portada Aymara Arreaza

Publicado en Barcelona por Ediciones Torremozas, Aymara Arreaza presenta en Caracas «Permiso hacia la fuga»

El sello español Ediciones Torremozas acaba de publicar el primer libro de la venezolana Aymara Arreaza: Permiso hacia la fuga, que será presentado en Caracas por el crítico Carlos Sandoval el próximo miércoles 20 de diciembre a las 5 pm en la Librería Lugar Común, ubicada en el C.C. Paseo Las Mercedes.

Largo y fragmentario poema en prosa, Permiso hacia la fuga fue escrito en varias fases, reposó largo tiempo, por lo que su escritura es recogimiento, instante y placer que aspiran a una ilusión de totalidad. El lector debe asomarse a él, siempre cómplice, atendiendo a lo pasajero del cuerpo, sus pálpitos y flashes que abren nuevos espacios. Dice la autora: «La prioridad no es lo que se enuncia sino el erizo en piel. Todo gira en torno al erotismo, la imposibilidad de nombrar ciertas escalas del deseo y de establecer preferencias en la ruleta de los amantes. Las reglas no están dadas y en la acción de jugar hay algo que se escapa. Diría que sobre eso me he detenido a escribir. Quizá porque el amor y el erotismo son las condiciones (y la única posibilidad) que he encontrado para darle sentido a la existencia».

Aymara Arreaza nació en Ciudad Bolívar en 1977, pero la tierra en la que vive hace más de quince años es la capital catalana, y es en Barcelona en donde lleva a cabo sus híbridos oficios. Tras estudiar literatura realizó un máster en crítica de arte y otro en cultura visual; sus trabajos circulan sin establecer fronteras entre la práctica artística, la investigación, la docencia y la experiencia del desplazamiento. Entre sus actividades destaca la dirección de Ruta de autor, una iniciativa que traza itinerarios en la ciudad, derivas que se escriben mientras se camina. Sus artículos han sido publicados en suplementos de diferentes países. Una selección de sus textos y fotografías se encuentran en la web http://www.ciudadsincine.com

 

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s