Dos poemas de Miguel Floriano (España, 1992) ~

cc5d2ae7b9c4190fbd1da60c0d1c0854

Imagen obtenida aquí


INTROITO

(tríptico)
I

¿Puedes verle? Está siguiendo
lentamente sus huellas
por el sendero de la memoria recobrada,
y sus pasos se duermen en la tierra
desposeída de abundancia.
Le hieren las palabras nunca dichas
con lealtad y reconocimiento.
Le hiere no haber sido en lo que amó
sino su mismo cuerpo torturado.
Venganza del deseo, y no virtud;
de su propio deseo.

No se detiene, alza la vista.
Cercada por la muerte, una luz pálida
que nace de sus ojos
agota el horizonte.

Mírale, madre, acompañar a los que no regresan.

II

El poema:
                         una estructura
que se pretende holística
ideada por afán
admirablemente impúdico

(efebo jactancioso o dios verdugo
de sí mismo)

Acaso belleza presagiada
en resplandor dudoso del sentido
(mi lengua
yacería hoy
en tu lecho húmedo)

apriorismo que persigue
lenguaje

                       En suma diríase
ingenuidad que asciende como madreselva

o también error
entrañable,

                             sans égal.

III
(Breviario)

Colores, formas, gestos, rostros
dejados en cualquier rincón de la memoria,
profusión de fantasmas que amagan los golpes
y que te niegan el mundo.
Ya no queda nada
allí donde verdaderamente se te espera,
tan solo la alegría de los otros.
Eres el cuerpo que se ofrece al tiempo.

Dejarás que unos ojos húmedos
anuncien tu existencia,
y esa vieja costumbre te mantendrá con vida.
Amarás los nombres.

Madame, allez-vous donc mourir?

Hagamos nuestro un mal antiguo,
el de la Memoria: en su abstracción inútil
–dolorosa agudeza, signo de la antítesis
al considerar la libertad como su contrapunto–,
un mar de rostros como nubes dispersas,
un mar de cuerpos como venas incendiadas.
No hay ultraje en el daño que tu boca
inflige a los nombres cubiertos de escoria,
cuando no por deseo sino por irreflexión
insiste con la inquina de lo que recuerda
y es la Nada. Tan solo las pasiones
insolentes revelan, al igual que la venganza
descubre al Hombre en su inocencia impura,
recónditas analogías. Vuelve nuestro
ese mal, Victime lamentable à son destin
offerte!, y escribe

en mí el amor violentamente:
bajo la hybris que edades y palabras cruza,
bajo el orgullo loco de los hijos de Saturno,
tuvieron fin las aguas hace tiempo.

~

Miguel Floriano (Oviedo, 1992) ha publicado los libros de poemas Diablos y virtudes (Málaga, 2013), Tratado de identidad (Barcelona, 2015), Quizá el fervor (Sevilla, 2015) y Claudicaciones (Sevilla, 2016), además de la plaquette Solícito adiós (poemas acuciados) (Gijón, 2015) y, junto con algunos compañeros de generación, Principios Organizativos del Patarrealismo Salvaje (Madrid, 2016). Sus versos se incluyen en las antologías Diversos (Asturias, 2015), Re-generación (Granada, 2016) y Mucho por venir (Oviedo, 2017). Poemas suyos se recogen en las revistas Círculo de poesía, Estación Poesía, El cuaderno, Heterónima y Anáfora. Ha preparado, junto al poeta Antonio Rivero Machina, la antología Nacer en otro tiempo (Sevilla, 2016). Dirige Lujuria crítica, su blog personal. Ejerce esporádicamente la crítica literaria en diversas plataformas y publicaciones. Reside en Oviedo.

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s