Tres poemas de Giuliana Marmo (Venezuela, 1999) ~

5da13cc0c3c945b754b428466dde2817

Monica Garwood

Hay nieve en Caracas

Entre las mareas humanas
las conversaciones ajenas
son cápsulas de líquido que explotan
liberando notas fuera de tono.
Abotagan los lugares
de melodías desastrosas,
acompañadas de otra orquestal
que se escurre por las cornetas,
manjar del sinrazón que acordona.
Y un pitido aturdidor
que se abre paso entre el caos.

Millones de instrumentos desafinados,
todos siendo ultrajados al mismo tiempo.
Uno, insoportablemente agudo,
zumba en mi oído izquierdo.
A la derecha, una risa es tambor,
lanza golpes estruendosos de sonido vacío.
Lamentos, peleas.
Húmedos los besos de la pareja en la esquina.

Misioneros deambulantes,
hambre que se arrastra,
que se abre paso entre la basura.
Marea de basura.
Metros cúbicos de basura.
La basura es nieve.
Nieve en los vagones,
nieve en las cabezas,
           en las tuberías
           en los paquetes que nos llenan la barriga,
           en las cajas de cigarro,
           en las botellas de aguardiente.
           En los libros.
           Sí, en los libros.
           En el arte,
           en los muros,
           en los rostros.

Uno más uno

En la noche abrillantada
por paredes macizas de luz,
dos de ellas
hacen breve el silencio.
Se abre el telón de pestañas.
Ahora son cuatro.
Dos y dos.
Cuatro luces intercambian energía
y vuelven a ser dos
cuando el silencio se acaba:
se cierran, se apagan.

Poco después los ruidos nocturnos
transforman dos luces en una.
Gran masa luminosa
que deja escapar su fulgor por la ventana.
Opaca el muro de destellos
que ha observado a los amantes
desde que comenzaron la velada.

Y de pronto no importan las risas,
tal paisaje sublime
no permite emociones
de esas que se exteriorizan.
Todo es proceso interno,
originado por el choque eléctrico
de dos,
cuatro luces,
que se fusionan.
Mientras el ventilador del techo suena,
los gatos maúllan,
y una pared de bombillas multicolor,
y un cosmos de escarcha,
ambos ya lejanos,
los observan,
orgullosos.

Andenes

Horizontalidad que acaba en fuga,
que derrama el agua en sus extremos.

Decisiones hacen andares.
No decidas quedarte,
no.
Prefiero que decidas volver.

Verte caminar contra la gravedad,
enfrentarte a la cascada,
la cascada de la fuga.
Por donde surfean los trenes
para desaparecer en la aurora.

~

Giuliana Marmo (Venezuela, 1999). Estudiante de Artes en la Universidad Central de Venezuela (UCV) y de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Vive en los Valles del Tuy. Se dedica a la fotografía, dirección de arte, actuación; y a la pintura, escultura y escritura esporádicamente.

6 comentarios en “Tres poemas de Giuliana Marmo (Venezuela, 1999) ~

  1. Exelente me senti muy identificado ante el caos en que vivimos en caracas y en la gran Venezuela, en donde se ve un encuentro entre uno mismo hacia una mirada poetica en el poema hay nieve en caracas.

    Me gusta

  2. En Nieve en Caracas es, para quienes lo vivimos, el resumen poético del caos diario. En Andenes se percibe la decisión inexorable de la partida como estrategia de supervivencia

    Me gusta

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s