Cinco poemas de Paúl Cevallos (Caracas, 1984) ~

16daa733dc8b53920dcbc65b4a439218

Owen Gent

~

Paúl Cevallos (Caracas, 1984). Lector desesperado y profesor de español y literatura egresado del Instituto Pedagógico de Caracas. Ha escrito dos poemarios (inéditos): También hoy es lunes (s/f) y Filosofía para neuróticos (s/f). Participó en el taller de escritura de la Universidad Simón Bolívar Lugar Común, dirigido por Luis Miguel Isava (2005-2007); en el taller de poesía del CELARG (2010-2011), dirigido por Rafael Castillo Zapata, en el taller de escritura del Instituto Pedagógico de Caracas (2008-2010) y en el taller Tedencias narrativas del siglo XXI de la Escuela Contemporánea de Humanidades (Madrid, 2010).

~

De lo que soy a lo que escribo

hay una misma persona

mirándose desde el tiempo

desde un viaje

sin principio ni final.

 

Una búsqueda

Un pulso ciego

Una lámpara.

 

De lo que soy a lo que escribo

respira lo que empieza a sanar y lo sano

el dolor y la risa

un río

una gota de sol.

 

De lo que soy a lo que escribo

hay ciudades que palpitan con ritmo

cuya piedra es rostro

de vidrio

humo

de ruidos.

            Fotografías que lo toman todo entre sus dedos de colores

            y dejan en el aire una cascada espesa como de alegres fantasmas infantiles.

 

De lo que soy a lo que escribo

está el tiempo con sus caras

está el rostro hecho de tiempo

y todas la palabras

de súbito

agolpándose en silencio.

 

De lo que soy a lo que escribo

está la sangre en su camino

las campanas y la muerte.

(de También hoy es lunes)

Desvarío XXI

 

Perdí la cuenta de mis propios de dedos.

 

El mundo se dilata,

palpita como lo hace secretamente el cemento.

 

Ahora lo sé, el cielo, aquel muro, los ruidos

todo es cemento, todo es carne y arena.

 

Aquí adentro solo estoy yo, este trozo de vidrio donde rebotan los insectos

donde el agua descansa después de la tormenta.

(de Filosofía para neuróticos)

No le temo a la oscuridad.

No le temo al silencio.

No le temo a los ruidos de la casa.

Me detengo en el pasillo

sin respirar

para que no me oigan los fantasmas.

(de También hoy es lunes)

Deséame suerte

dame pan

dame vino

dame saliva.

 

Deséame suerte.

Esconde todas las llaves y no entres,

espérame;

si no salgo en un tiempo razonable

trae toda el agua que puedas.

 

Deséame suerte.

 

Ya me cosí las manos a la boca

mi pupila está encendida

y mi carne venció al frío.

 

Bésame

por si el laberinto es demasiado profundo

y debo quedarme.

 

Bésame.

 

Cruza los dedos.

 

No olvides encender una lámpara antes de salir.

(de También hoy es lunes)

a David Lerner

La mosca en mi pan no puede verme.

Me acerco. Siempre huye.

La veo luchar en la ventana

escucho los pequeños golpes tercos contra el vidrio.

Se detiene

y el gesto casi humano de sus patas es el santo y seña

un espejo

el recordatorio inefable de mi cárcel.

(de Filosofía para neuróticos)

~

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s