Tres poemas de Gabriela Ariadna Galán

Blue

Blue

Trescientos setenta

según dicen
hay algo indómito y hermoso
en lo que se oxida
una extraña belleza oculta
en lo que hace crack
o en el cuerpo que enferma

me duelen los ojos:
no puedes escribir sobre el amor
o sobre la paz
si en tus órganos se confitan manzanas

mi cabeza es la corteza de un árbol
descamada
mis dedos se llenan de alfileres
que bajo las uñas sangran

¿has visto deformarse
tus dientes?
¿has sentido como se secan
y dejan de llorar tus ovarios?
¿has asistido horrorizada
a la turgencia de tu vientre?
¿has querido extirpar
la carne lisiada
y estéril?
¿has conseguido hacer alguna vez
de esto algo bello?

tengo sed y una mano
invisible y mordaz
comprime mis caderas
y
no sé si le temo más
a la nefrosis que grita mi cuerpo
o a la falta de belleza que conlleva
este proceso.

=

Acuerdo de no beligerancia

 
Sé que me castigas con silencio porque sabes
que duele más la ausencia que el exceso.
Firmaré la tregua
aceptaré sin levantar la cabeza
toda indemnización que me impongas.
Mis aguas dirigiré de nuevo
hacia tu cauce
para ser de nuevo
aguas de un mismo río.
No perdones mi arrogancia
no perdones el descaro
de mi desobediencia
pues no me arrepiento de haber alzado el puño
ni de haber entonado fuertes canciones de protesta.
Disfruta ahora del desplante
del dulzor amargo del rechazo.
Disfruta ahora que puedes
de verme derrotada y sin maquillaje.
Pero no olvides lo siguiente:
pueblo que una vez se rebela
no duda en hacerlo una segunda.
=

A las que no estáis 

 
Una fotografía ha revelado que dentro guardo 
dos bolsas llenas de canicas. Son muchas y son negras.
Yo agito siempre las dos bolsas 
y las canicas rebotan en mi vientre y me duelen 
porque son mías.

Las canicas son como las hijas que nunca tendré
como las hijas a las que nunca leeré
como las hijas a las que nunca amaré.

Salto y no me importa romper mis tobillos.
Golpeo mi tripa y me da igual mi páncreas.
Fumo y no reparo en mis dientes perdidos.
Bebo y no me preocupa mi hígado. 
Lamo montañas de azúcar y no pienso en mi sangre

porque mis canicas jamás serán mis hijas.

=
Gabriela Ariadna Galán (Madrid, 1997) comenzó a escribir a los ocho años poemas sobre elefantes y relatos sobre gatos y niñas. Desde los once hasta hasta ahora ha ido pululando por Internet bajo diversos pseudónimos y alojándose en tantos blogs como cuentas de correo electrónico podía crear. Recién graduada en Bachillerato, comienza un grado de Literatura General y Comparada. Puede encontrársela en un blog donde no sabe si escribe prosa o poesía: libretacolorviolencia.blogspot.com.es También escribe las historias y memorias de Nada Drazenović: afloranada.blogspot.com.es.

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s