Cinco poemas de «Cuerpo crepuscular» de Diana Moncada (Caracas, 1989) ~

10549223_10153872306461233_3017914385939721971_o

Foto por Geronimo Tepedino

***

Hoy despojo de mi cuerpo
todo significado
todo uso y mal uso
todos los estigmas
todas las estéticas
todas las palabras.

Hoy mi cuerpo es SER absoluto
hoy
sólo quiere devorarme
hacerme añicos
callar mi boca
enjaularlos a todos
y explotar en una lluvia sin fin
de espasmos
que libere y mate
a los cuerpos dormidos.

***

Soy yo que canto. Olvida que soy tu presa
FLORIANO MARTINS

Habito en el delirio borroso del que me sigue soñando.
Sigo siendo la demencia alojada en esos ojos dormidos
la presa del ave perdida
que me busca en el dolor de su ceguera
susurrándome oraciones inútiles
que intento atajar en esta fiebre de creer
de sabernos.
Yo le busco también
le busco
pero no puedo soñar
he despertado para siempre
y la muerte comienza
cuando los ojos se abren.

***

Atravieso el vientre de la tierra
con mis alas añejadas de soles ya desnudos
traspaso su carne
como si derribara cada muro
que ha intentado separarme de mi bestia envenenada.
La recupero la alimento la echo a volar
se hace sangre
devora cada una de mis sombras
degolla mis nombres, todo estéril pensamiento
hace de mis pechos flamas inmortales
y de mis ojos profundos lagos para gemir.

Mi bestia ha vestido mi cuerpo
ha tensado mis huesos
ha hecho de mí, su ser
y ha destronado para siempre
mis viejas
y duras
máscaras.

***

Somos una puerta abierta en el espacio
y el espacio pasando a través de ella.
Hemos construido un no lugar en las afueras del tiempo
y hemos desgarrado las fronteras de la piel
erigiendo puentes vivos
hechos de sangre y contorsión.
Hemos fecundado un nuevo y único sexo
siempre libre y latiente.
Nos hemos habitado
sin tenernos.
Nos hemos vivido a través y fuera de los cuerpos.

Hemos engendrado olas y granos de arenas
que ahora vuelan llenos de nosotros.

Seguimos naciendo
                                      para seguir

                                                             muriendo de amor.

***

Aquí todo arde
las paredes humean
la vida
huye por la ventana para respirar
el techo todo lo condensa
risas
          cantos
                       letras
                                   luz.
Menos la angustia
la angustia lloverá más tarde
y entonces
será todo
peces y dolor.

***

Soy un puñado de deseos en protesta.
Soy la marca del descenso al mar profundo.
La piel es vestidura que me pesa.
Los cabellos cubren lo que ya no deseo ocultar.
Los muslos hacen erupción.
Las manos están borrachas de texturas obscenas.
Los pies se van entregando
                          se van enterrando
                                         se van desarmando.

***

+Leer: Entrevista a Diana Moncada

***

Un comentario en “Cinco poemas de «Cuerpo crepuscular» de Diana Moncada (Caracas, 1989) ~

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s