Tres poemas de Andrés Paniagua (México, 1992) ~

fc19c1f57d8a9a5494f1c7733e2d3674


Urmila Raini

Pasos para una actitud zen 

[tres poemas]

…ahora el giro
y lo que fue un camino
se convierte en un círculo
sin nada detrás

[Aquí, Robert Creeley]

Miércoles antes de medio día

1

frente a la computadora mastico

: manzanas

 

nada evita que cerca de las 11 am algo suceda —

aun cuando los hechos no

detengan la lógica del trabajo en el siglo XXI

la cuenta prosigue

— sin

novedades a este lado del sonido

y aunque sientas que no significas lo que haces

 

en cualquier otro caso frente a múltiples opciones

la indeterminación

constituiría un juicio moral

2

esta oficina está llena de cucarachas  

caminan a través de los libros hasta

alcanzar el escritorio:

 

las atrapo

las coloco entre dos superficies

presiono

observo

 

lejos de la masa exprimida debe haber

otro lugar: supongo

 

más lejos incluso

no importando si existen o no las cucarachas

 

debería encontrar algo que haga sentir realizado

al yo verdadero

 

donde buscar suerte e involucrarme

: un juicio de valor

 

3

huesos

de manzana caen apartándose de la masticación

 

hay otros sinónimos

homúnculos atados al cierzo gravitatorio

significan casi lo mismo

 

todos

volutas insensibles al horario

 

qué hueva

 

ya no

significan lo mismo

4

y si un yo es lo que ese yo hace con su

cuerpo            hace con sus

juicios

—al fin y al cabo        soy la medida

            de todas las cosas —                        qué otro rumbo podría

tomar               ninguno o sí

seguro existe

o qué otro                   camino además de                  intentar acercarme al

desfile             de figuras        precisas

                                   es decir           hablar              sobre algo y hacerlo

existir              sí         porque es cierto         

según afirman los analíticos               es en este acto             donde habita

cierta precisión           para describir el mundo          mi relación con él

como bien

decía               ¿cómo se llamaba ese autor?  

no importa                  tocar cierta imagen que ha quedado               grabada

en tu mente                 e intenta ser proyectada en la realidad

objetiva           idéntica

a la calvicie                             en fin

a pesar de la

falta de rigor               entre esto y aquello

alrededor de                las 6 o 7 de la tarde

da igual

todo lo que pueda venir después

***

Estación (Universidad, circa 5:20)

 

pasa el convoy de vagones en periodos

de cada tanto—

 

donde estemos

algo para ubicarnos— paciencia

transformada

en el negativo de un horizonte

 

anuncios o indicaciones de seguridad

o gente— en todos lados

—o ninguna

cosa ninguna a la vista

***

asoman mis pies en la orilla del andén

 

arrancado del camino

me limito a pisar

 

en cualquier caso

cuanto más cerca del límite

más cercano

apartarse de dónde sea

***

y si nada pasara

 

¿qué pasaría si yo […]

 

alguien —otro— toma la oportunidad:

 

caer panza abajo

directo contra la veloz fascia naranja

***

dos metros abajo la espera

es una formación de cuajos negros

 

incluso en partes existen maneras de pensar

acerca del tiempo en contra del tiempo

 

excusas

por un leve retraso a la hora de cenar: atento aviso:

después de realizar maniobras de limpieza por persona accidentada en las vías

la marcha continúa

***

encima de las menudencias

destellos musicales

la fe

reptar

desplazarnos juntos

 

puerta de

salida

al paradero de camiones

***

Pasos para una actitud Zen

 

No

deberías tomarlo tan en serio, en serio

ese

pobre poema

nada más

intentó

saludarte, en serio

nada más quiso acercarse y

decir “¡Hey!

Hola, yo

también tomé

cursos de

Escritura Creativa después

de mis clases universitarias. Yo te entiendo, entiendo

lo que sientes. Si

tan solo pudiera

dejar

de ser una

mofeta

o, al menos, en serio,

ser un menos colorido fetiche

de la moda

podría parecer

una piedra

de sol vestida de tus pensamientos

brillante

como la nube, como

tu vientre

desnudo, etc.” Algo así,

en serio, pero como

te iba diciendo

¿qué tal

te fue el otro día

con esos textos

que llevaste al taller?

***

Andrés Paniagua (Ciudad de México, 1992) Estudió literatura. Es autor del libro Usted está aquí (Ediciones Mantarraya, México, 2016). Ha publicado en las antologías Poetas Parricidas (Ed. Cuadrivio) e In Vivo (Acapulco Ed.). Ha sido publicado en diferentes revistas y sitios web, entre ellos Opción (ITAM), Letras Libres, UniDiversidad, Generación, TN, Aeroletras (UAQ), El Humo, Al-Araby, Círculo de Poesía, Blanco Móvil y Des/linde. Ha participado en conciertos de arte sonoro como Umbral y Germinal.

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s