Cuatro poemas de Jorge Ortiz Robla (España, 1980)

Imagen obtenida aquí

Imagen obtenida aquí

 

El corazón de la manzana

A Agustín Robla

Recuerdo a mi abuelo,
El sillón de mi abuelo.
Jugábamos juntos a las damas y a la escoba
sobre una mesa de mármol.
Buscábamos en sus vetas las figuras
que otros buscan en las nubes.
A veces nos escapábamos a comprar bolas de anís.
[Toda infancia es una excusa,
Que ancla la madurez al sueño]

Nunca me habló de la guerra.
Demasiado chico decía.
Quiso ser aviador pero le faltó la talla.
Tenía la letra en la sangre,
era maestro
cuando la palabra maestro aún significaba.
Comía media manzana,
le arrancaba el corazón
y el resto
se lo ponía al canario.
Hay que da de comer a la belleza
-decía-

El corazón de la manzana guarda dentro una estrella.
Luego la cortaba en transversal.

Nunca me habló de la guerra.
Le pegaron un tiro en la cabeza,
raspó su carne
con un silbido de muerte.
Vivió para conocernos,
supo ocultar lo innecesario,
supo decir
La vida es vuestra

 

***

 

A Javier Temprado y Chema Arake
por la ilustración y la palabra

SOLEDAD EN DESCRIPTIVA

La mano que un día fue nerviosa
hoy se plasma sobre la mesa
como un plato mas en el almuerzo.
El rostro escondido tras la prensa,
su mirada fija en deterioro
ante el grito de la vida.
Los huesos de la oliva como metáforas ,
las pieles del cacao
sobre el mantel desperdigadas.

 El rastro del amor
           es el silencio.

 

***

 

GAZA

Has visto el campo cubierto de amapolas.
Has visto los olivos y su verde fruto.
Has visto las abejas danzar sobre los higos.
Has visto caer las bombas
como un granizo que rompe.
¿Has visto?
En la misma tierra en que nacen las flores
los niños se entierran.

 

***

 

NOVIEMBRE VINO CARGADO DE SOLES, FEBRERO DIOS DIRÁ

No te juzgues cuando saques todo hacia fuera.
No te tiemble el pulso,
no te acobarde el tiempo.

Noviembre vino cargado de soles,
pero el invierno es duro
como una coraza de fiebre
como un arrecife de sal.

No te juzgues y aprende a escuchar el silencio,
no claudiques antes de empezar,
no te apoltrones,
respira,
siente.

No te juzgues,
recuerda:

Cuando la hormiga saca hacia afuera la tierra
está construyendo su hogar.

 

***

Jorge Ortiz Robla, nace en las Palmas de Gran Canaria en 1980. Restaurador de Bienes Culturales, reside en Catarroja. Sus poemas aparecen en las antologías, Aldea poética VI, Anónimos 2.1 y 2.2 (Cosmopoética), En Legítima defensa, Poetas en tiempos de crisis (Bartleby Editores) y en revistas La Cigarra, Cuaderno Ático, La bolsa de pipas, Obituario Magazine, Eñe. Revista para leer, entre otras. Ha publicado los poemarios La simetría de los insectos (Lastura, 3º Edición 2016). Resiliencia (La Herradura Oxidada 2016) 1º premio del certamen FRACTAL 5.0 con el videopoema “Escrito quinto” (2015). Ganador del XIII certamen poesía “Puente de Encuentro” con “Comenzar después del fuego” (2015) 2º Premio en el V Concurso Internacional de Poesía “Yolanda Sáenz de Tejada” con “Entreguerras” (2014) Mantiene el blog Si fuera la lluvia [http://jorgeortizrobla.blogspot.com.es]

Un comentario en “Cuatro poemas de Jorge Ortiz Robla (España, 1980)

Comenta aquí ~

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s